Menú

Hidrogenesse: Hedonismo Barroco

por Jorge de Frutos

hidrogenesseTodo apunta a que en 1954 Alan Turing se suicidó mordiendo una manzana envenenada con cianuro. Durante la Segunda Mundial Turing fue el líder de un importante grupo de espionaje, y logró descifrar el código secreto de transmisión alemán (Enigma), poniendo en bandeja de plata los mensajes enemigos al gobierno inglés. Después de desempeñar un papel fundamental en la derrota de la Alemania nazi intentó inútilmente dar a Inglaterra una nueva ventaja que tendría consecuencias monumentales: la construcción de un cerebro eléctrico universal (un ordenador moderno), inventando la llamada máquina de Turing, que señalaría el camino. Como agradecimiento por sus servicios a Inglaterra primero se le condecoró con la Orden del Imperio Británico, después se le hizo miembro de la Royal Society, y finalmente se le procesó por actos obscenos debido a su homosexualidad (como 50 años antes le ocurrió a Oscar Wilde), en una causa que se conoció como “La Reina contra Turing”, siendo condenado a un atroz tratamiento hormonal. Dos años más tarde se liberó para siempre de los servicios secretos y de Inglaterra. 60 años después de su muerte le llega a Alan Turing el perdón de la realeza, e Hidrogenesse, en un gesto mucho más sincero, decide despertarle con un beso.

Hidrogenesse brinda al matemático y filósofo un tributo sorprendente, que no lo es tanto para aquellos que los conocemos. Coincidiendo con el centenario de su nacimiento, como unos visionarios, se adelantaron a lujosos homenajes que están por venir como “The Imitation Game”, película en la que Benedict Cumberbatch encarnará al matemático inglés y que parece rectificará retratos esterilizados como el de “Enigma” (2001) que omitía deliberadamente toda controversia. También se anticiparon a la rutilante ofrenda musical que prometen Pet Shop Boys en su inminente espectáculo “A Man From the Future”, que seguramente tendrá no pocos puntos en común con la propuesta de los austrohúngaros. Y es que el dúo formado por Carlos Ballesteros y Genís Segarra, la otra mitad de Astrud, nos había habituado ya a momentos de hedonismo barroco, haciendo aterrizar en sus composiciones a personajes como Luis de Góngora, Pier Paolo Pasolini o Terenci Moix; trazando con canciones como “Eres un PC, Eres Mac” una poética en la que no podemos distinguir las computadoras de los humanos.

“Un dígito binario dudoso. Recital para Alan Turing” se centra en la figura del padre de la inteligencia artificial orquestando un discurso que gira en torno a dos coordenadas: la fascinación por las máquinas y su condena por homosexualidad. “Turing cree que las máquinas piensan. Turing se acuesta con hombres”. Estas dos frases marcan las líneas de ascensión y caída de este héroe repudiado, que el dúo divide en ocho capítulos, ocho canciones que resultan tristes pero no lastimeras (una suerte de misa de réquiem bailable).

“Christopher” evoca con sus sintetizadores un amor de juventud del matemático, tempranamente desaparecido a causa de la tuberculosis, y lo hace a través de una melodía naif que podría pertenecer a una serie de animación de los sesenta, dejándonos un súbito sabor a sangre en los labios. Así los logros y amarguras de Turing desfilan transfigurados en reagge, vals o cha-cha-cha; esquivando el patetismo a toda costa, marcando una distancia esteticista y casi cínica en la que la emoción nos puede herir de improviso.

Artículo originalmente aparecido en la Revista Beat Valencia nº 72, Junio/Julio 2014.

La Rambleta, Bulevar Sur, Esq Pío IX. , Valencia. Viernes 27 de Junio, 22:00 h. Out Rambleta (Fiesta del Orgullo LGTB de Espai Rambleta) con Chico y Chico Dj y Electronikboy Dj Set. Precio 5€.

                                    

Responder

Enviar