Menú

Querido Tomás Fernando.

por Mariano López

perfilQuerido Tomás Fernando Flores (director de Radio 3), este antiguo oyente asiduo y actual oyente eventual te escribe para felicitarte por la concesión del premio Antena de Oro, recogido anoche en una gala celebrada al efecto en Aranjuez. Debió haber sido un orgullo haberse visto al nivel de otros galardonados como Ernesto Sánez de Buruaga (Las Mañanas de la Cope), Sara Carbonero (“¡Gracias, Sara!”), o Julio Somoano (director de informativos de RTVE). Las malas lenguas, esos perros que van ladrando su rencor por las esquinas, esgrimirán que ha sido una palmadita en la espalda promovida por los actuales gestores del ente público, un medallita con la que justificar tu sumisión y los servicios prestados. Nada más lejos de la realidad.

No hay más que echar un vistazo a tu labor desde que asumiste la dirección de Radio 3, tras la purga ideológica promovida en RTVE por el actual equipo de gobierno, y que se llevó por delante a profesionales de la talla de Toni Garrido, Ana Pastor, Nieves Concostrina, y un largo etcétera. En tu haber, méritos indudables como la defenestración de Javier Gallego, que con su Carne Cruda había logrado cotas de audiencia impensables en la emisora durante su franja horaria, ir acercando cada vez más peligrosamente a la radio fórmula a una emisora que desde hace décadas había gozado del respeto y apoyo de los oyentes, o, sin ir más lejos, haber cedido el trono de la emisora musical más escuchada del país a Rock FM, una emisora propiedad de obispos. Eso no importa. Viste la oportunidad de trepar, la aprovechaste, y ¿qué importa si para ello había que cortar unas cuantas cabezas y apuñalar a compañeros de profesión, a mayor gloria de tus actuales amos, convirtiéndote en objeto mofa y escarnio de profesionales y oyentes? Y todo ello, sin que se te caiga la cara de vergüenza. ¿Es, o no es, para premio?

Recientemente ha salido a la luz la noticia de que Leopoldo González Echenique, presidente de RTVE, se plantea convertir Radio 3 en una réplica de los 40 Principales. ¿Otro paso que dar en la degradación sistemática de RTVE, para así, ateniéndose a sus ínfimos niveles de audiencia, cerrarla y después abrirla privatizada? Llámame paranoico, pero tomando como ejemplo el caso de RTVV, el medio público de la comunidad en que resido, dime que no es como para estarlo. Y que seas un paranoico no significa que no te estén siguiendo…

No nos rasguemos las vestiduras. De haber convertido la emisora en un paraíso para indies y modennos, a otro espacio copado por Bisbales, Gagas, Justines Bievers, y similares, tal vez haya, también, un solo paso. Aunque dada la integridad que has mostrado de manera intachable hasta el momento, permite que dude que estés dispuesto a dar ese paso. Seguro que cuando la mano que te da de comer (y ante la que tan diligentemente hasta ahora has agachado las orejitas y movido el rabo) venga a por Juan de Pablos, Diego RJ, Cifu, o cualquiera de otros reductos de buena radio que todavía se práctica en la emisora que diriges, te plantarás y exigirás que se respeten las señas de identidad de Radio 3. Seguro. Segurísimo. Pondría la mano en el fuego por ti, ahí mismo en el hospital, justo en la misma puerta de la unidad de quemados.

Por último, me gustaría plantearte una duda, habida cuenta de una de las cuñas publicitarias que se emiten en la actualidad desde Radio 3, “Eres lo que escuchas”, ya que me pregunto por por la razón o necesidad que pueda haber para insultar abiertamente y de esa manera a los oyentes con los que aún puedas contar.

Se despide de ti, afectuosamente, un antiguo oyente asiduo, actual oyente eventual, y mucho me temo, futuro ex-oyente…

Responder

Deja un comentario.