DVD Ediciones o El Cachorro Muerto

9 septiembre 2013

Texto: Carolina Otero. Fotografía: Stella Blasco Berlanga

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

“El futuro pertenece a las barriadas periféricas del globo”,

 

EMIL CIORAN

 

 Fue a través de un regalo que descubrí la editorial DVD (esencialmente editora de poesía aunque con más de 50 títulos en narrativa). En efecto, por medio del obsequio de un antiguo profesor de instituto, Tomás, conocí la colección de DVD poesía y fue  (que es “ser” pero también “ir” en pretérito) como descubrir un tesoro a partir de otro tesoro; me refiero a la antología Feroces, que ocupa el número 13 en el total de los 150 volúmenes dedicados a este género. Quisiera recordar el motivo del regalo pues son estos pequeños detalles los que marcan nuestras memorias y nuestros afectos: Tomás me había invitado al centro como exalumna para leer unos textos míos ante sus estudiantes allá por el primer trimestre de 2000. Dos años antes, había conseguido editar mi primer libro de poemas (Versos para un hombre de pero en pecho) a raíz de un premio literario, lo que fue una sorpresa para él –nunca supo durante el Bachillerato, dada mi timidez, que yo escribía– y aquella era su forma de contribuir a hacerme como poeta. Porque el mejor consejo para un artista o artista en ciernes (que, en definitiva, podría ser lo mismo) no es tanto “haz esto” o “haz lo otro” como sí lo es el hecho de acercarle el arte de otros. Y eso hizo mi profesor de Literatura española contemporánea: me regaló una antología heterodoxa, con voces muy diferentes, voces nuevas o muy jóvenes, con múltiples puntos de fuga; nada que yo hubiera leído antes, nada que estuviera en los rígidos manuales de Literatura al uso. Porque eso es, en definitiva, lo que ha conseguido la editorial DVD durante su trayectoria: arriesgarse a dar soporte a  escritores distintos e inéditos, y no solo a los que ya tienen su hueco en el Parnaso como ahora Safo, Hölderlin  y hasta  Bukowski −valores más seguros que, aparte de coincidir con el gusto personal de sus fundadores, Sergio Gaspar (director) y Marina Fortuny, obviamente asegurarían unas justísimas ventas. Por cierto, apréciese el inevitable toque poco ortodoxo en la selección de los autores más canónicos−.

La pregunta se la formula sola el papel paciente: ¿Por qué desapareció exactamente la editorial? Nada original en estos tiempos de desapariciones tan poco mágicas: por dinero, en concreto por adeudos de los clientes.  Digámoslo así: DVD es una de las marcas editoras que más afectos habría producido entre los que amamos la poesía pero, al tiempo, en una dolorosa paradoja, que no habría logrado recaudar lo suficiente por impagos. Así lo recogía un artículo en red del diario El País (08/01/2013), exactamente en el blog de Javier Rodríguez Marcos: “Después de 16 años, asfixiada por los impagos, más que por la bajada de las ventas y después de haber capeado ya alguna vez las turbulencias de la distribución, DVD anunció que cerraba el verano pasado”. Sergio Gaspar confesaría, ya en junio de 2012, que se había visto obligado a tomar esa decisión: “Los clientes, muchos institucionales, empezaron a retrasarse en los pagos cada vez más hasta que la editorial no pudo soportarlo: Los balances de números estaban bien pero la tesorería no tenía un euro”.(http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/3306/Cierra_DVD_Ediciones_tras_16_anos_de_apuesta_por_la_literatura_joven).

Verdaderamente, nos resulta penoso el hecho de que esta editorial debiera suspender la salida de novedades porque no tenía dinero ni para imprenta ni para papelería, tal y como se manifiesta en el artículo de El Cultural del que extraemos las citas. Es triste porque rescatar a DVD poesía (subvencionarla, becarla, apoyarla temporalmente) no habría supuesto ni mucho menos tanto capital como rescatar, por ejemplo, a Bankia, por manejar con el lector un caso emblemático y ya fijado en el imaginario colectivo. Cierto que la poesía no financia proyectos materiales ni apoya planes individuales como una hipoteca pero la poesía es ese lugar al que vamos los que nos sentimos desahuciados emocionalmente, los que necesitamos un espacio alejado del mundo (“La literatura, el único mundo separado que existe dentro del mundo”, Richter); para todos los que, ya escritores, ya lectores, “no somos felices” (Edmundo de Ory); para los que hace tiempo hemos sentido en el cuerpo ese “frío que no hay fuego que lo pueda calentar” (Emily Dickinson)…

Entre lo que consideramos sus grandes logros, DVD Ediciones ha sido pionera en editar a algunas de las voces más jóvenes que ha dado la literatura española: de Elena Medel a Luna Miguel; ha publicado a la maravillosa y cárnica Miriam Reyes; al popular (sensu stricto) Fernández Mallo; a la premiada autora y también editora Isla Correyero (encargada de la selección del mencionado y mítico Feroces); al  galardonado valenciano Andrés Navarro; al traductor y crítico Jordi Doce y al  ignorado José María Fonollosa (gracias, DVD, gracias por descubrirnos a nuestro Cavafis hispano)…Tanta variedad, tanto riesgo, tanto amor sin ser rescatados del naufragio empresarial que se nos saltan las lágrimas a los que amamos la Literatura.

El director de DVD comentaba en el artículo de El Cultural, que si volviera al negocio de la publicación de poesía lo haría de otra forma, con más valentía y probablemente en formato digital: “Sería más radical todavía en mis planteamientos y me centraría sólo en gente joven y de mediana edad que merezca la pena”. A nosotros nos parece que eso ya lo hacía Gaspar. Lo hacía con la desaparecida DVD poesía. Y, sobre todo, lo hizo en ese mágico número 13 que me regaló un profesor incansable de ojos de mar en noviembre de 2000: Feroces. Radicales, marginales y heterodoxos en la última poesía española:  una antología absolutamente democrática, en la que no hay distinción por el sexo del poeta (algo muy dañino y más habitual de lo que podría “tolerarse”; viene ocurriendo en las mejores antologías de la historia de la literatura española); arriesgada como bien anuncia el título y en la que podemos encontrarnos tanto con el prolífico y premiado Jorge Riechmann, como con una por entonces inédita Miriam Reyes tal y como rezaba su biografía (únicamente una línea) y hasta nuestro “guerrillero” Enrique Falcón.

La “mamá estado” podía haber elegido salvar, de sus cachorros, a uno*: el que exhalaba arte de su pequeño hocico, el que mejoraba el mundo y nutriría a su vez nuestros corazones, pero decidió darle su teta a un banco, su cachorro más fuerte y tirano, el que subyugaría a sus ciudadanos, por siempre hipotecados.  Pero, en verdad, aunque se podría afirmar que se dejó morir a DVD Ediciones, también podemos decir que DVD nunca ha muerto, que está en el cielo, allí donde les decimos a los niños van los seres que nos dejaron su huella. La impronta de DVD son 150 asombrosos títulos de poesía.

_______

*El cachorro muerto fue homenajeado el pasado 18 de enero de 2013 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En este enlace se puede acceder a documentos textuales y gráficos sobre el acto: http://dvdediciones.com/cronicas_homenaje_Sergio_Gaspar.html

 

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.