De buen rollo

5 junio 2013

por Roberto El Gato

¡Tranquilos, aquí no ha pasado nada! Parece que los popes publicitarios, radiofónicos, televisivos y demás ladillas se han puesto de acuerdo para camuflar los efectos de una quiebra social a todas luces insalvable. Prácticamente a diario asistimos a una conferencia de malas noticias relacionadas con la crisis, una crisis que está minando hasta el esqueleto  las entrañas de nuestra querida industria musical. Cierto es que estamos en un proceso de reestructuración de los antiguos modelos (grupos subvencionados por ayuntamientos, entradas gratuitas, payola radiofónica, etc.) a favor de una aldea global que resulta completamente ignorada por los grandes grupos mediáticos que se empeñan en decirnos la mierda que tenemos que escuchar. Ahí van algunos datos significativos:

-Gira nacional con más tickets vendidos : Extremoduro

- Festival con más afluencia de publico: Viña Rock

- Gira internacional: Iron Maiden

¿Realmente somos el underground? La respuesta a todas luces es NO. Este término anglófilo refleja una subcultura y estamos en disposición de reivindicar que realmente somos la cultura mayoritaria.

Se venden casi el triple de entradas en las salas de conciertos que en los teatros subvencionados del estado. ¿Me estoy metiendo con los teatros? NO, me estoy metiendo con sus programaciones. ¿Qué cojones hace el imbécil de Bisbal tocando en el Palau de les Arts? Obra faraónica que ha hipotecado a todos los valencianos, mientras salas como Wah Wah, El Loco y tantas otras que todos conocéis se dejan los cuernos para ofrecer programaciones de calidad contrastada en todo el mundo sin ningún tipo de ayuda institucional. Por no hablar de las listas de éxitos de todas esas emisoras que no paran de decirnos que son las más oídas.

Evidentemente, a los yuppies que hemos elegido como gobernantes no les interesa que la gente sea culta, que tenga su propio criterio, en definitiva, que piensen y elijan lo que quieren consumir por ellos mismos. La ruptura de su negocio sería total. Pero lo que realmente me saca de quicio es el maquillaje que intentan ponerle a la situación mas fea que se recuerda en el país desde la guerra civil. Resulta que no pasa nada, que todo va bien, que solo se trata de una recesión que está dando síntomas de mejoría. Que hay muy buen rollito.

Ahora llega el verano, quizá el verano mas difícil de nuestra era y empiezan las campañas asociadas a canciones que se supone reflejan el estado anímico de la gente. Estoy viendo por internet los anuncios de todos estos  lelos y la lectura es la misma. Una pandilla de pijos babosos se lo pasa de puta madre en unas localizaciones no aptas para la media del bolsillo nacional, hacen un poco el idiota, ligan con chicas guapas y reflejan un estado de felicidad que tiene que ponerle los pelos de punta a cualquiera que esté haciendo cábalas para sacar adelante a su familia , a su empresa o a un modo de vida que nos vendieron con el fin de quedarse hasta el último de nuestros céntimos. Ah, fijaos que las canciones que suenan en estos anuncios son siempre en inglés, no vaya a ser que nos acusen de centralistas dándole la oportunidad a alguien que se exprese en el idioma de Cervantes (el segundo más hablado del globo después del chino y muy por encima del idioma de los lechuguinos anglos). Si quieres vender algo que nos defina como pueblo empieza conociendo los gustos y necesidades de tu gente. Y evidentemente, el buen rollito tontín y sin sentido del humor no se parece en absoluto a nuestra impronta.

Solo hay uno de estos vídeos que me ha gustado y curiosamente es el de una marca de refresco amarronado de dudoso sabor si no va mezclado con algún espirituoso. En él se reivindica algo tan español como los bares y salvando que la canción es otro autentico truño buenrollista el anuncio tiene su sentido , es comprometido y se acerca bastante más a la realidad que todos los demás mensajes que nos venden un buen rollito que evidentemente está fuera de contexto a día de hoy.

Pongámonos serios con toda esta caterva de impresentables de una santa vez. Somos más, muchísimos más los que estamos a favor de la coña, la acción contra la imposición mediática y contra las formulas supuestamente “correctas”. Lo correcto es dejar que la gente exprese su malestar con coña, ironía y ese sentido del carpe diem que nos ha hecho populares en todo el mundo. Por favor, basta de buen rollo, es el momento de ponernos la camiseta con la palabra NO e impedir que los enemigos de nuestro modo de vida nos hagan imposiciones desde sus plataformas para convencernos de que todo va de puta madre. Olvídate de ellos, no consumas sus productos, no escuches sus absurdas propuestas, no seas correcto bajo sus parámetros sino bajo los tuyos, existen muchas otras opciones para cargarnos su asqueroso buen rollito.

One Response to De buen rollo

  1. Monty on 5 junio 2013 at 14:21

    Grande, Gato, a tus putos pies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.